top of page

CAMPIÑA DE SEVILLA

I. LOCALIZACIÓN

La Campiña sevillana cuenta con paisajes altamente antropizados donde los cultivos intensivos suponen la base de su economía. Muchas de sus localidades son consideradas autenticas "agrociudades", dada la existencia de un alto porcentaje de habitantes que viven y dependen en exclusividad del sector agrario (vid. López Ontiveros 1994). Uno de los núcleos que mejor representa el concepto de agrociudad es Écija, la cual define el límite oriental de la Campiña de Sevilla. Morón de la Frontera, situada al sur de esta demarcación, o Carmona, ubicada a escasos kilómetros del área metropolitana, son otro claros ejemplos.

1.jpg

Delimitación geográfica de la Campiña de Sevilla. Fuente: Elaboración Propia.

Desde un punto de vista físico, el cauce del río Guadalquivir establece el límite septentrional y occidental de la Campiña de Sevilla. Asimismo, el tránsito de uno de sus afluentes, el río Genil, enmarca la comarca por su lado oriental. Por último, el límite meridional queda definido por la Sierra Sur de Sevilla, fronteriza a la par con las provincias de Cádiz y Málaga.

II. Características del medio físico

El espacio geográfico

La Campiña sevillana se compone de llanuras y suaves lomas, con algunas pendientes más acusadas en el sector meridional, en la proximidades de la Sierra Sur de Sevilla. Sus relieves quedan compuestos por colinas y cerros cuyas altitudes se encuentran entre los 300 y 1000 metros de altitud.

Los materiales predominantes son las arenas, limos, arcillas y cantos, en las zonas cercanas a los cursos fluviales, y las calcarenitas, areniscas y calizas en los valles fluviales (Fernández-Baca y Fernández Cacho 2010: 158).

Al norte, cercana a la Vega del Guadalquivir, sobresale la denominada Cornisa de los Alcores, una formación de cerros amesetados de poca altura que contrasta con las llanuras de la Campiña. A lo largo de unos 30 km, atraviesan los términos municipales comprendidos entre Carmona y Alcalá de Guadaíra, en dirección noreste-suroeste. La mayor parte de los Alcores está ocupada por terrenos agrícolas o está desprovista de vegetación.

Plano de localización de los Alcores sevillanos. Fuente: https://losalcores.info/alcor/

 

Factores climáticos

Su clima se caracteriza por inviernos suaves y veranos extremadamente calurosos, siendo muy notorias las altas temperaturas alcanzadas durante los meses estivales en municipios como Écija y Carmona. Según fuente de la AEMET, la temperatura media anual se sitúa en torno a los 17,5ºC, llegando a alcanzar los 27,5ºC de media en verano. De igual manera, la insolación anual supera las 2800 horas en gran parte de la Campiña.

Asimismo, la pluviometría oscila entre los 500 y 600 mm, precipitaciones que aumentan en la zona meridional dada la existencia de la Sierra Sur de Sevilla.


 

Hidrología

Como en la Campiña cordobesa, el río Guadalquivir supone el límite norte de la demarcación sevillana, por la que discurren varios de sus afluentes. En primer lugar, en la Serranía de Ronda (Málaga) nace el río Corbones, el cual atraviesa la provincia de Sevilla hasta desembocar en el antiguo Baetis, creando a su paso un ecosistema propio con multitud de especies vegetales y animales.

Otro de los ríos que atraviesan la Campiña es el Guadaíra, que nace en Pozo Amargo (Cádiz) y atraviesa los municipios de Morón de la Frontera, Arahal, Alcalá de Guadaíra, Dos Hermanas, Coria del Río y Puebla del Río. Sin lugar a dudas, el tramo con mayor interés paisajístico se encuentra en Alcalá de Guadaira, donde las actuaciones ambientales y patrimoniales en su entorno lo han convertido en un referente identitario para la población local (Rodríguez, Zoido y Español 2012: 488).

Destacan también algunos embalses insertos en la Cuenca Hidrográfica del Guadalquivir. El de la Puebla de Cazalla se ubica en el curso del río Corbones, y el de la Torre del Águila en el transcurso del arroyo Salado, en el municipio de Utrera. Este pantano cuenta con una superficie mayor respecto al de Puebla de Cazalla, alcanzando las 993 ha, si bien dispone de una capacidad menor de apenas 49 hm3.

Vegetación y flora

Debido a la intensa antropización, la vegetación original ha sido relegada a espacios aislados, donde se documentan encinas, alcornoques y acebuches (Fernández-Baca y Fernández Cacho 2010: 158). Como en otros zonas de Campiña, esta desaparición de la vegetación se debe también a la utilización del territorio con fines agrarios, con cultivos de secano, como el trigo y la cebada, o cultivos intensivos de algodón y girasol. Igualmente, el olivar ha experimentado en los últimos años un notable avance, más acusado aún en la zona del Aljarafe, favorecida por su proximidad al puerto sevillano (Naranjo 2013).

En el trascurso de los afluentes del Guadalquivir a su paso por la Campiña de Sevilla, se aprecia vegetación de ribera, con fresnos, chopos, tarajales y juncos. En este sentido, en el municipio de Alcalá de Guadaíra se sitúa el Monumento Natural de la Ribera del Guadaíra, declaración otorgada por la Junta de Andalucía en el año 2011; un enclave excepcional que cabe destacar dado que en la Campiña de Sevilla existen pocos parajes naturales protegidos en comparación con otras comarcas (Rodríguez, Zoido y Español 2012: 482).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El río Guadaíra a su paso por Alcalá. Fuente: https://sevilla.abc.es/sevilla/sevi-alcala-guadaira-durante-confinamiento-40675450422-20200507083053_galeria.html

 


 

Fauna

La tradición agraria de la Campiña sevillana requiere hablar de la presencia de ganado vacuno, cuya fuerza era empleada para labrar las tierras cultivas, así como sus desechos naturales para abonar las tierras. De igual modo, la ganadería ovina y caprina ha tenido su lugar en la Campiña, quedando regalada a un segundo plano la porcina (Fernández-Baca y Fernández Cacho 2010: 164).

Asimismo, en las zonas más húmedas, asociadas a los embalses y pantanos como el de La Puebla de Cazalla, se registran especies propias de este tipo de ecosistemas, incluyendo garcillas y ánades, y peces como carpas y barbos.

Al igual que sucede en el marco cordobés, no existe un amplio abanico de mamíferos, si bien es frecuente encontrar nutrias, zorros, ginetas, y garduñas.

3.jpg

III. Características socioeconómicas

Demografía

La Campiña de Sevilla ha sido una de las regiones andaluzas con mayor dinamismo demográfico durante el siglo XX, especialmente en torno a las mencionadas "agrociudades". A pesar de ello, desde la década de los 90 esta progresión se ha visto ralentizada (Fernández-Baca y Fernández Cacho 2010: 159).

Según fuentes de Instituto Nacional de Estadística, algunos municipios de la campiña superaron el año 2021 los 20.000 habitantes, como Carmona (29.123 habitantes), Mairena del Alcor (23.893 habitantes) o Morón de la Frontera (27.582 habitantes), incluso algunos con creces, como es el caso de Utrera (51.145 habitantes) y Écija (39.838 habitantes). A pesar de ello, la gran mayoría de los municipios siguen disponiendo de un volumen poblacional comprendido entre los 10.000 y 20.000 habitantes, caso de Arahal y Bollullos de la Mitación.

Principales actividades económicas

La fertilidad de las tierras de la Campiña, favorecida por el devenir de los ríos Guadaíra y Corbones, ha hecho que la agricultura siga siendo el principal motor económico de la comarca. El cereal es el cultivo por excelencia de estas tierras, muy ligado a las haciendas y cortijos tradicionales; a este se han ido sumado otros cultivos como el algodón y el girasol y, por supuesto, el olivar. Por su parte, la ganadería ha experimentado un retroceso en los últimos tiempos, quedando relegada a la zona meridional de la Campiña. Destaca, como ya comentábamos, la ganadería ovina y caprina frente a la vacuna y porcina.

Campo de girasoles en Andalucía. Fuente: https://www.traveler.es/naturaleza/articulos/campos-de-girasoles-carmona-en-flor-sevilla/21140

Los productos alimentarios asociados a los cultivos han establecido tejidos industriales en varias localidades. En Cañada del Rosal destacan las fábricas de harina y pan; en Estepa, los mantecados; y la Luisiana es una de las principales productora de aceite de oliva.

La construcción supone otro de los motores económicos de la Campiña sevillana, muy ligada al incremento demográfico de sus municipios. Utrera merecer ser nombrada, ya que en ella encontramos un buen número de industrias dedicas a la metalurgia, la madera y los materiales de construcción (Fernández-Baca y Fernández Cacho 2010: 164).

Profesiones tradicionales

Los oficios más tradicionales giran en torno a la ganadería y, muy especialmente, a la producción agrícola de cereal y olivar. Junto a los trabajadores del campo, los antiguos molineros estuvieron presentes en esta comarca durante muchas generaciones.

La actividad molinera de Alcalá de Guadaíra fue una de las importantes dentro de la cuenca del Guadalquivir. En las orillas del Guadaíra se extendieron numerosos molinos de origen andalusí (más de 40 en todo el municipio), los cuales convirtieron la localidad en la principal proveedora de harina -y derivados- de la capital sevillana durante el siglo XIX (IAPH 2018).

Por otra parte, a escasos 50 kilómetros de Alcalá de Guadaíra se sitúa el municipio de Morón de la Frontera, una bisagra entre la demarcación de la campiña sevillana y la Sierra Sur de Sevilla. Su ubicación geográfica, junto con la existencia de recursos naturales óptimos, han hecho que este municipio se caracterice por la presencia de artesanos de la cal, una producción digna de reconocimientos nacionales e internacionales, incluyendo la declaración de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO en 2011 (Rodríguez-García et alii 2014). Ella se encuentra la única fábrica de cal artesanal de Europa.

Artesanos de la cal en Morón de la Frontera. Fuente: http://www.caminosvivos.com/recurso-detalle/4036/museo-de-la-cal-de-moron-de-la-frontera

  IV. BIBLIOGRAFÍA

​​

  • IAPH (2018): Paisajes de Interés Cultural de Andalucía. Paisaje molinero del río Guadaira. Recuperado de: file:///C:/Users/Las%20otras/Downloads/Ficha_Tecnica_paisaje_interes_cultural_molinero_del_guadaira_Sevilla.pdf

  • FERNÁNDEZ-BACA CASARES, R. y FERNÁNDEZ CACHO, S. (2010): Paisajes y patrimonio cultural en Andalucía: tiempo, usos e imágenes, Consejería de Cultura de la Junta de Andalucia, Sevilla.

  • INSTITUTO NACIONAL DE ESTADÍSTICA (2021): Cifras oficiales de población resultantes de la revisión del Padrón Municipal a 1 de enero, Madrid. Recuperado de: INEbase / Demografía y población /Padrón. Población por municipios /Cifras oficiales de población de los municipios españoles: Revisión del Padrón Municipal / Resultados

  • LÓPEZ ONTIVEROS, A. (1994): “La agrociudad andaluza: caracterización, estructura y problemática”. Estudios Regionales, nº 39, pp. 59 -91.

  • RODRÍGUEZ-GARCÍA, R. et alii (2014): “La cal de Morón en la arquitectura tradicional andaluza”. Patrimonio cultural de España, nº8, pp. 213-226.

  • RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ, J.; ZOIDO NARANJO, F. y ESPAÑOL ECHÁNIZ, I. M (2012): Los paisajes fluviales en la planificación y gestión del agua. Elementos para la consideración el paisaje en la cuenca hidrográfica del Guadalquivir. Junta de Andalucía, Universidad de Sevilla, Sevilla.

bottom of page